Se trata de una propuesta del Programa de Educación Universitaria en Prisiones para garantizar el acceso a la educación a personas privadas de su libertad.

La Universidad Nacional del Litoral (UNL) viene trabajando desde hace más de 15 años en un Programa de Educación Universitaria en Prisiones con propuestas y acciones concretas en las tres unidades penitenciarias de la provincia. En esta línea, días atrás se realizó una feria de carreras con representantes de las diversas propuestas educativas que la UNL ofrece en los contextos de encierro. Se trata de 11 tecnicaturas de pregrado y el ciclo inicial de abogacía que fueron presentadas en las unidades N° 1 de Coronda y N° 2 de Las Flores.

“La idea fue brindar un pantallazo general a las personas privadas de la libertad de cuáles son las carreras que ofrece la Universidad, Una acción que surge a partir de un convenio junto con la Provincia desde el año 2004 para brindar el acceso al derecho a la educación que es necesario que sea reivindicado y, una parte de nuestras funciones como universidad pública, es llegar a todos y todas”, explicó Lucila Reyna, secretaria de Extensión y Cultura UNL. La actividad incluyó la presentación de las propuestas a los aspirantes y estudiantes que ya cuentan con el programa, la entrega de un cuadernillo con las propuestas y el detalle de la documentación para inscribirse.

Foto: Prensa UNL

Este programa de la UNL, depende de la Secretaría de Extensión y Cultura y se lleva adelante desde 2004 en las tres instituciones penales de la provincia con la idea fundamental de promover el ejercicio del derecho a la educación de las personas privadas de su libertad y facilitar su acceso a los estudios universitarios.

Desde el inicio, se propuso llevar a los espacios carcelarios una modalidad específica del Sistema de Educación a Distancia de la UNL adaptada a estas condiciones particulares. Se cuenta con aulas con computadoras con acceso a internet, en las unidades penitenciarias Nº 1 de Coronda, Nº 2 de Las Flores y la Nº 4 de Mujeres. Los estudiantes reciben sus materiales de estudio, tienen acceso a las diversas actividades a través de la plataforma de UNLVirtual y cuenta con tutores que acompañan los trayectos educativos.

En este período, más de 600 personas privadas de su libertad se han inscripto para cursar diferentes propuestas. La UNL ha desarrollado distintas instancias que permiten el acompañamiento inicial y una búsqueda de instancias presenciales que abonen a la construcción del espacio universitario en la cárcel. En la trayectoria del programa se ha identificado un desgranamiento muy importante entre las personas que ingresan y las que pueden sostener sus estudios debido a diversos factores vinculados al funcionamiento de los establecimientos penitenciarios (traslados, cambios de horarios, dificultades de acceso a las aulas en tiempo y forma), dificultades del sistema de educación virtual así como el acceso a internet, entre otros. Además, se han llevado adelante diversas experiencias de actividades recreativas y culturales con el formato de talleres temáticos sobre salud, educación, trabajo y acciones de acompañamiento pedagógico para abordar la particularidad de los y las estudiantes en las cárceles.

Para más información escribir a peup@unl.edu.ar

FuenteRDP / Prensa UNL
Artículo anteriorLa comunidad Qom de Las Lomas se sumó a los Viveros Barriales
Artículo siguienteA qué se debe el retroceso de la inflación en noviembre