La candidata a senadora nacional por el FAP se refirió a la ley de leyes presentada por el gobierno nacional y lo poco que se contempla a la provincia en obra pública, tanto como el nulo pago de la deuda.

Tras los resultados de las PASO, que consagraron a Clara García como candidata a senadora nacional, llegó la foto de la unidad y el acuerdo en el Frente Amplio Progresista (FAP). El encuentro de la actual diputada provincial con Rubén Giustiniani, Fabián Palo Oliver y Pablo Javkin fue “muy importante porque fue lo convenido para trabajar juntos por Santa Fe”. “Queremos reeditar el FAP con fuerza. El país necesita que nos sentemos en una misma mesa a dialogar”, sostuvo García hoy en diálogo con ATP.

A la hora de realizar una lectura sobre lo que dejaron las elecciones del pasado 12 de septiembre, la militante socialista indicó “que en todo el país ha habido un fortalecimiento de la impronta nacional dentro de las provincias. El hecho de que 17 provincias le hayan dado la espalda al gobierno nacional habla de cuánto pesó las malas circunstancias que trajo la pandemia y la ineficiencia de un gobierno: mayor desempleo, una inflación terrible, el sector productivo golpeado”. En paralelo, observó “una política que se hablaba entre sí y se peleaba entre sí”. A lo que sumó, “un mal comportamiento ético de parte del presidente (Alberto Fernández), de las fiestas y los vacunatorios VIP, cuando la gente en su casa tenía que estar adentro con menos trabajo y menos ingresos”. Dada la coyuntura, “el FAP sigue vivo”, recalcó la candidata.

Sobre las medidas adoptadas desde Nación con el fin de revertir los guarismos adversos de cara a las elecciones generales de noviembre, García señaló: “Preparémonos para lo inesperado en cuanto a qué va a hacer el gobierno nacional. Sin duda, va a intentar volcar mucho dinero en la calle a través de subsidios que no dio durante la pandemia. Pensemos que va a haber muchas promesas. Miremos seriamente qué se hizo en estos dos años”, planteó y cuestionó la falta de diálogo por parte del gobierno que encabeza Alberto Fernández.

Por otra parte, la aspirante a ocupar un escaño en el Senado de la Nación se pronunció acerca de la deuda que aún no ha cobrado la provincia en concepto de coparticipación. “Me preocupa que al gobernador lo asesoren tan mal. La Corte Suprema falló en diciembre de 2015 y dio un monto certero de la deuda. En aquel momento, lo único que faltaba era una manera de actualizarlo”, consignó, en tanto recordó que “(Mauricio) Macri siempre se portó muy mal y no se llegó a un acuerdo”. Por eso, “volvimos a la Corte para que diga de qué manera se actualizaba la deuda”. Ya asumida su Presidencia, “Alberto Fernández dijo ‘tranquilos que la voy a pagar’. La Corte ya se expidió en el caso San Luis y ya dijo cuál es el índice de actualización”, argumentó.

En un mismo sentido, García se refirió al Presupuesto 2022 y dio cuenta de “tres puntos muy críticos para nuestra provincia”. Sobre las retenciones del campo, precisó que “Fernández va a tener la posibilidad de cambiar la alícuota hasta 2024”. Asimismo, “no hay un pago de un peso de la deuda de coparticipación a Santa Fe”. Y en tercer lugar y en torno a la obra pública, la provincia se encuentra “en el lugar 20” de las 24 jurisdicciones, “otra vez”. “No hay un santafesino ni una santafesina en esa mesa de decisión que haya alzado la voz para bregar por los intereses de nuestra gente”. Y acotó: “Entre las escasas obras públicas, no está el puente Santa Fe Santo Tomé”.

En suma y en relación con la obra pública, “Santa Fe, por su poderío económico, aporta el 10% del presupuesto nacional, pero vuelve 2,7%. Eso es un federalismo invertido”, definió.