Inicio Locales “Nos preocupa muchísimo que se pierda un día de presencialidad escolar”

“Nos preocupa muchísimo que se pierda un día de presencialidad escolar”

Foto: Prensa UNL

Lo manifestó Judith Pierini, vicepresidenta de la Sociedad Argentina de Pediatría Filial Santa Fe. Recalcó la incidencia del ámbito escolar en la formación psíquica, social, emocional y educativa de las infancias.

A la luz de los anuncios formulados por el presidente de la Nación, en la noche de ayer, sobre la suspensión de la presencialidad escolar por el lapso de 15 días en la región del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), desde la Sociedad Argentina de Pediatría Filial Santa Fe se marcaron advertencias.

“Venimos trabajando desde que terminó la presencialidad escolar, el año pasado. Durante muchos meses, muchos niños no pudieron recibir absolutamente nada de lo relacionado con la escolarización”, observó Judith Pierini, vicepresidenta de la entidad en contacto con ATP. En ese orden, agregó que junto a Unicefe, se publicó “un documento en el que refrendamos que el ámbito educativo, la escuela, es el lugar donde el niño se forma y no solo recibe los contenidos educativos, sino que tiene su desarrollo psíquico, social, emocional y educativo. Ese niño va a ser el adulto que luego va a estar en todas funciones y todos los trabajos. Nos preocupa muchísimo que se pierda un día de presencialidad escolar”, fundamentó.

“A pesar de eso somos conscientes que hay situaciones de desborde en algunas localidades que de forma sectorizada, con mucha prolijidad, se pueden cerrar mínimos reductos para que durante una semana o dos se contenga la explosión de contagio en esa localidad”, consignó la especialista. En tanto, “en el resto de la República Argentina deben seguir las actividades presenciales que, en una forma, muy prolija debe implementar los protocolos que hacen hincapié en la higiene y la ventilación de las instituciones. Ya se sabe que es el adulto el que contagia. Lo que se debe implementar es el protocolo que ya está escrito”, argumentó Pierini.