Inicio Noticias Provincia “Es totalmente innecesario que la actividad productiva conspire contra la salud”

“Es totalmente innecesario que la actividad productiva conspire contra la salud”

Lo expresó el diputado provincial Rubén Giustiniani en torno a los incendios en las islas y pidió que se cumpla con la Ley de Humedales que rige en la provincia, así como las leyes de Ambiente y Quemas.

Las imágenes de los incendios en las islas del Delta del Paraná no solo movilizaron a ambientalistas y a la población afectada por los estragos, sino también a la dirigencia. En tal sentido, la Ley de Humedales es una de las iniciativas que se agitan en el ámbito legislativo. Al respecto, el diputado provincial Rubén Giustiniani fijó postura: “Hoy es más necesaria que nunca” y aclaró que en Santa Fe “ya tenemos una Ley de Humedales desde el año pasado y se podría aplicar perfectamente para todo el sistema de islas, castigando a quienes atentan contra la flora, la fauna y el gran circuito de naturaleza”.

En contacto con Ciudadanos (que se emite este domingo, a las 20, por Somos Santa Fe, Somos Rafaela y Somos Rosario), el legislador de Igualdad y Participación bregó por la intervención del Estado provincial en procura de las normativas ya vigentes en la materia, como las leyes de Ambiente y de Quemas. “Es fundamental que la justicia actúe con el mayor rigor. Lo que hemos visto es un ecocidio –subrayó–. Hemos visto un atentado gigantesco contra la salud. Paralelamente, el Estado tiene que hacer uso de la ley provincial”.

En relación con el accionar de los gobernadores Omar Perotti y Gustavo Bordet, Giustiniani lamentó que “siempre se llegue tarde”. “Desde la prevención y aplicando las leyes existentes no se debería permitir de la manera que hoy está permitiéndose la actividad ganadera dentro de las islas. Es totalmente innecesario que conspire la actividad productiva contra la salud”, argumentó el diputado.

Sobre el accionar de los empresarios en esta cuestión, Giustiniani no negó la semejanza con lo hecho por la dirección de Vicentín. “De lo que fue el default más grande de la historia de la provincia de Santa Fe, esa cesación de pagos que usaron los directivos de Vicentín, que representa 100 mil millones de pesos, son miles de productores agropecuarios que quedaron colgados”, recalcó el dirigente de Igualdad y Participación. Al repasar los créditos y las deudas tomadas por la cerealera, también hizo hincapié en la necesidad de contar con “una empresa pública, no estatal, testigo, en el comercio de granos”.

Por último, Giustiniani opinó sobre el proyecto de reforma judicial impulsado por el Ejecutivo nacional. “Va a llevar un tiempo largo porque la comisión asesora recién se instala y luego podrá ir a las Cámaras, donde tendrá un tratamiento muy largo. (Sin embargo), todos estos procesos de Vicentín hay que resolverlos rápidamente porque están en juego las fuentes de trabajo y el patrimonio del Banco Nación”, adujo. Y sintetizó: “Recuperar la empresa es un hecho muy importante para la economía nacional”.