Inicio Noticias Nacionales Alfonsín: “Vicentín debe U$S500 millones a AFIP y la victimizan”

Alfonsín: “Vicentín debe U$S500 millones a AFIP y la victimizan”

Ricardo Alfonsín todavía espera por la aprobación en el Senado del pliego que lo propone como diplomático en España.

Así lo dijo el ex diputado bonaerense en referencia al conflicto empresarial – estatal que suscita la atención todo el arco político. También habló sobre la economía, la cuarentena, las decisiones partidarias de la UCR y su cargo de embajador.

El referente radical, ex diputado bonaerense, hijo del ex presidente y propuesto como embajador argentino en España, Ricardo Alfonsín analizó las medidas tomadas por el ejecutivo en la pandemia, la intervención a Vicentín, y las acciones de la conducción de la UCR.

En diálogo con el programa Apto para Todo Público, Alfonsín dijo en referencia a la cuarentena todavía férrea que debe pasar el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA)que “soy un privilegiado, puedo estar en una casa confortable, cosa que no pueden decir muchos”.

Consultado acerca de cómo evalúa la marcha del aislamiento, sostuvo que “los resultados demuestran que lo que hizo el gobierno fue un acierto”. Agregó que “en otros países que priorizaron la economía, la situación es un desastre, y desde lo sanitario tienen récord de contagios y de fallecimientos”.

En cuanto a los análisis que indican que la economía caerá por culpa de las medidas tomadas por la presidencia, Alfonsín opuso el argumento que dice: “los problemas económicos no son consecuencias de la cuarentena, sino de la pandemia”.

En el mismo sentido, indicó: “esta es una situación de una excepcionalidad extraordinaria, entonces no se puede pretender que las cosas sigan siendo normales después de esto, no van a ser iguales”.

Vicentín

Alfonsín también analizó el conflicto empresarial – estatal, en cuanto a la medida del ejecutivo para intervenir en la empresa del norte santafesino. “Lo que más me llama la atención son las mentiras que se meten en un debate público, es fundamental no mentir en un debate público”, dijo.

“Es mentira que la intervención es ilegal, la ley lo habilita, es mentira que la Constitución prohíbe la expropiación, es exactamente al revés, en determinadas condiciones se habilita”, aclaró.

“Otra forma de mentir es decir ‘vamos camino a ser Venezuela’, es un disparate comparar este gobierno con el de Nicolás Maduro, Francia y Alemania también están expropiando”, argumentó.

“Se trata de rescatar una empresa que está fundida y dejó el tendal, a la AFIP le debe U$S500, también le debe a 2.600 productores y encima la victimizan”, enumeró.

Alfonsín identificó que se pretende exponer “el cuco de Venezuela para tratar de evitar que el Estado recupere un protagonismo que perdió en los 90”.

El dirigente radical sostuvo que “soy de los que creen que el estado en un mercado estratégico como este, debe regular las acciones de un solo comprador a varios productores, con el fin de evitar especulaciones en la liquidación de granos, de divisas”.

UCR

Consultado acerca de las acciones y rumbos que tomó la actual conducción de la UCR y específicamente sobre qué queda del legado radical, Alfonsín sostuvo que “la UCR queda, porque es un partido, un conjunto de ideas, los hombres y mujeres pueden cambiar de partido, como Pichetto, por ejemplo”.

Por último, contó porqué aceptó el cargo ofrecido para desempeñarse como embajador en España.

“En 2017 cuando se venció mi mandato, el PRO me pidió que sea candidato, les dije que no porque para decir a todo que sí hay otros que lo hacen mejor que yo, en ese momento me ofrecieron una embajada, también les dije que no”, narró.

“En 2019, también me ofrecieron ser candidato por Cambiemos, les dije que no por la misma razón que antes, en noviembre de 2019 el presidente me ofreció ser embajador en España, me explicó las razones, me dijo que podíamos hacer mucho juntos para potenciar la relación comercial entre Argentina y España, pero le dije que no porque quería ayudar desde el llano y desde el radicalismo”, detalló Alfonsín.

“Me volvió a ofrecer el cargo en diciembre, le volví a decir que no, en febrero de 2020 volvió a llamarme desde Alemania, y ya habían ocurrido varias cosas, el partido en vez de hacer un cambio ante la derrota electoral, seguía perseverando en políticas de derecha, y dije que iba a aceptar porque llegué a la conclusión que quedarme en el llano era cómodo, y me acordé de mi padre cuando decía ‘quien no esté dispuesto a aceptar situaciones incómodas en política, que se dedique a otra cosa'”, finalizó.